English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 20 de septiembre de 2014

Robando silencios y palabras con besos.

Puse palabras a tus ojos,
Por todos los silencios que callabas,
Hablando del tiempo y de simplerías,
Hasta que al final, con mis tonterías,
Conseguí ver una sonrisa directa desde tu alma,
Como la onda,
Como la ola,
Al resonar en tu corazón las palabras,
Que más tarde, me harías callar,
Con besos en la boca.
No me resistí.
Era justo lo que buscaba.

Y después de los tuyos... no dude en seguir,
ya,... sin palabras.
10/9/2014

Despertando con versos que tocas.

No era mi boca
La que versaba,
Sino mis dedos, los que escribían,
En tu desnuda espalda.
Mientras tú despertabas,
Intentabas adivinar la lírica de mis palabras,
Mientras mis ojos se iban al perfil de tu oreja,
Trazando el próximo destino de mi lengua.

Los dedos no eran sexo,
Sino versos que tocaban.
Y mi boca no eran palabras,
Sino el deseo de prender la llama.
12/9/2014

domingo, 31 de agosto de 2014

Sandra Barneda: alegato a ser libre y a amar, mi apoyo frente a las críticas que ha recibido

Las palabras que Sandra Barneda pronunció han dado mucho para hablar. Unos para criticarla, otros para alabarla. Después de leer algun artículo que me ha llegado en contra suya, me niego a hacer eso.

Pese a que el técnico de sonido hubiese estado más guapo sin la musiquilla de fondo para no dar una apariencia de reality show, los motivos por los que apoyo lo que dijo Sandra son entre otros estos:

1.- Se puede estar fuera del armario, hacer tu vida normal, y no tener que gritar a los 4 vientos, lo que a nadie le importa, excepto a la gente cercana a tí, (otra cosa es que la vecina del 4º te vea de casualidad cogida de la mano de tu chica XD) de ahí que ella dijese "existen tantos caminos como personas que se aman", porque cada una y uno lo hace como mejor cree conveniente y como le sale, y por eso, también habló de vivir "su sexualidad en privado", no porque esté en el armario, como algunos han interpretado, sino máxime, cuando es un rostro conocido, y ya sea por los paparazzis, como en el caso también de Elena Anaya, o por personas de la acera de enfrente NO tolerantes, les presionan para que digan algo que no quieren decir. Fue en pocas palabras, su modo de decir, basta a las presiones: dejadme en paz.
Es su proceso, y es su decisión. Cuanto menos que respetarlo.


2.-LGTB y remarco la B!! que muchos gays y lesbianas parecen que olvidan que también la bisexualidad es una orientación sexual más. Por qué todos los que están en contra, la juzgan porque no haya dicho "soy lesbiana" y nadie se ha preguntado por qué no dijo "soy bisexual"?. Porque esté casada con una mujer no la convierte necesariamente en lesbiana, eso solo lo sabrá ella y a quien le haya dado la gana de decírselo, en caso de que se haya querido etiquetarse, que por lo que dijo, parece que no.
Además, hablemos claro: la falsedad también existe en el ambiente. Y muchos de los que van exigiendo, y se dicen estar orgullosos por haber sido capaz de decir "soy gay" o "soy lesbiana"a los 4 vientos, luego,  a nivel privado, hacen con su vida lo que les da la gana, y se lian con personas de diferente sexo. Eso sí es ser hipócrita: exigir que otros hagan, lo que ellos no hacen: que hablen de orgullo, cuando en realidad, viven en el ambiente dentro de otro armario. 

Tan corto de mente y dictatorial, es alguien homófobo que solamente ve una única orientación, la heterosexual, como quienes en aras del orgullo, solamente ve las cosas en blanco o negro: o hetero u homosexual, siendo bifóbicos. Un ejemplo de esto, son las entradas absurdas que hay en algunos blogs lésbicos, donde se habla del "supermega problemón" que es, que un día tu pareja te cuente que en realidad es bisexual, o que antes ha estado con chicos. De verdad, me parece una aunténtica gilipollez, y a veces incluso inmadurez, esa bifobia.

 Hay personas que dicen ser bisexuales como un paso previo a definirse, como un modo de probar, y luego ya decidirán. Hay otras, que lo tienen claro, y les gusta tanto mujeres como hombres. Hay quien prefiere no etiquetarse por las limitaciones que puede suponer, (sobre todo a la vista de la dos únicas orientaciones que existe para algunos, en lugar de las 6 que encontró Kinsey).

Tan respetable es una decisión como otra. 

Al igual que quien decide aun teniéndolo claro, decir según a quien "soy lesbiana" o "soy gay" dentro del ambiente, por miedo al rechazo o a la incomprensión de quienes no son tolerantes con la bisexualidad. Me parece triste que aún dentro del ambiente, haya quien tenga que esconderse para no sufrir el rechazo de otros/as No tolerantes, en lugar de ser un lugar seguro donde poder ser honesto, sin que te juzguen, sin que te presionen y te digan: decídete. Si entre nosotros estamos creando ya divisiones por no tolerar a el que es diferente, demasiado fácil se lo estamos poniendo a la homofobia, bifobia etc, externa al ambiente.


3.- Si tan importante es que lo hubiese dicho, por qué se ha escrito tanto en contra de Sandra y tan poco, a favor de la miss España que sí habló de su orientación sexual? Sólo buscan algunos el titular, la noticia de un día, como si se tratase de un orgullo sensacionalista??
No sé de quién fue la idea de que existieran personajes como Maca y Ester en Hospital Central. O de Pepa y Silvia en Los hombres de Paco, o de Arlet y Dani en Infidels y otros personajes en más series, películas, libros... No sé cómo se llaman esas personas que lo hicieron posible, y menos aún, hemos tenido la noticia del "soy lesbiana" que muchos esperaban de Sandra, pero lo que sí sé, es que esos personajes han traspasado la frontera y han sido un referente para muchas mujeres. Eso para mí, aunque no haya un "soy lesbiana" o "soy gay" por parte de quienes lo hicieron posible, sí es un granito de arena más a favor de la normalización y la tolerancia. Y con eso, es con lo que me quedo. El reflejo de lo que Sandra dijo, "no existen sólo dos caminos: esconderse (armario) o luchar (es decir, activismo, gritarlo a los 4 vientos, raparte el pelo si eres mujer, o tener pluma si eres hombre -quien tenga pluma bien, pero quien no, que no quieran imponerlo-), existen tantos caminos como personas que se aman" .

Eso para mí, es mucho más importante que el simple hecho de que un día tengamos la noticia del "soy lesbiana" o "soy gay" y luego no aporten mucho más, porque aunque todo puede sumar, lo cierto es que la normalización, la tolerancia, no se alcanza cuando se lleva un determinado número de personas que lo han dicho, si
Sandra en su caso, también ha creado personajes del ambiente en su estupendo libro  "Reir al viento", y parece que puede haber segunda parte. Eso también es poner su granito de arena, en el intento de hacer que este mundo, esta sociedad, sea más tolerante, aunque no diga "soy lesbiana" o "soy bisexual".

Me da igual que quien tenga en frente se defina como lesbiana, como gay, me da igual que sea hetero, o que en privado por temor a no ser comprendida, me diga que es bisexual, o sencillamente no quiera etiquetarse y esté bien así. Para mí lo importante es la persona, es la honestidad, son los valores, es el respeto, es que sea feliz.


De acuerdo, con que si hubiese dicho que está "orgullosa de su mujer" hubiera sido muy bonito, ahora, además de que hay que respetar su decisión, me pregunto con la cantidad de críticas que ha recibido, si se le habrá quitado las ganas de decirlo algún día, en esta batalla de estás conmigo y lo dices, o estas contra mí.


   Si por algo fue tan aplaudida Sandra, y es lo que parece que algunos no entendieron, fue por salirse doblemente de la norma: la de la homofobia por parte de "heteros" (si no es que son homosexuales reprimidos), y la "norma" que algunos en el ambiente quieren imponer de tener que gritar a los 4 vientos, la orientación sexual que no sea hetero, y preferiblemente que sea gay o lesbiana, mejor si es lesbiana que hay "menos", (dejando como orientación se segunda clase la bisexualidad). 

Sandra expresó una tonalidad de gris que no se suele decir públicamente: vive, ama y hazlo con quien te de la gana, y que no te importe ni te cohiba, ni te sientas mal, por lo que digan y critiquen los demás, sean heteros o del ambiente.



Mensaje íntegro:
"Quiero dar las gracias a mis cuatro compañeras: a Aly, a Marta, a Rocío y a Yolanda. A mí me cuesta mucho hablar de este tema. Aplaudo mucho lo que ha hecho Patricia Yurena, lo aplaudo porque ha tenido la necesidad de hablar de su orientación sexual para sentirse mejor, pero aplaudo también a todos aquellos que viven su sexualidad en privado a pesar de que cada día reciben miradas o acosos silenciosos. Porque libertad es eso, hacer lo que te ayude a vivir y te dicta la cabeza. De verdad que no creo ni he creído nunca en los lobbys, no creo en las etiquetas...
Es más estoy harta. No creo en los prejuicios, creo en las personas. Creo en los sentimientos. Estamos hablando del amor, porque la condición sexual es privada, señores y señoras, y solo atañe a dos personas. No debe ser usada como un arma arrojadiza. Tampoco es motivo de alabanza, ni un mérito personal.
Por eso, hoy más que nunca y después de muchos años, digo basta ya de armarios, basta ya de etiquetas, basta ya de juzgar a las mujeres y a los hombres. No existen sólo dos caminos, que se enteren, esconderse o luchar. Existen tantos caminos… tantos como personas que se aman. Seremos una sociedad moderna cuando entendamos el respeto al otro por encima de todas las cosas. Os voy a decir una cosa: me siento orgullosa de ser mujer, de lo que siento, de lo que pienso y, sobre todo, me siento muy orgullosa de quién soy, sencillamente Sandra. Y también me siento muy orgullosa de quien está a mi lado, sea un hombre o una mujer.
Si tú también te sientes orgulloso de quién eres… ¿Por qué marcas la diferencia?"

Ante los numerosos apoyos que recibió, este fue su agradecimiento por twitter:


Para ver el video

jueves, 28 de agosto de 2014

El destino se equivoca de destinatario.

Parece que el destino,
Se equivoca de destinatario,
Cada vez que con coincidencias,
Me obliga a recordarte,
Impidiéndome olvidarte.

(Quizás sea por eso,
Que hay quien dice
Que hay que aprender a vivir con ello)
16/8/2014

lunes, 25 de agosto de 2014

Mensajes en una poesía, desde el otro lado de la orilla.




El salvoconducto que nos une,
y al mismo tiempo nos separa.

Este mar de brisas,
de ausencias compartidas,
convertidas en deseos,
que no entiende de orillas,
sino de horizontes compartidos,

que en algún momento del día,
tú y yo,
conectadas, estamos en diferente lugar:
al otro lado de este charco.


Paseo, sobre esta arena algo húmeda, y al mismo tiempo firme,
lejos de domingueros,
y adelantando algunos pescadores,
que dejan pasar las horas entre cigarros y latas de cervezas,
 mientras esperan que algún pez muerda el anzuelo.
A veces el silencio.
Otras las palabras.
Otras la radio.
Otras... una chica que pasa:
alguno se extraña,
 mas no me detengo,
y dejo que la noche me lleve,
 hasta donde me quiera llevar.



Y es sobre esta arena, la que voy pisando,
y dejando a la par mis huellas,
donde las olas baña al ladito de mi vera,
que estarás al otro lado de este mar paseando.

Que sea la brisa fiel mensajera,
que de un suspiro,
me traiga tu perfume directo desde tu cuello,
embelesándome y queriendo más:
sentirte más cerca.

Que sea parte de esta entera Luna,
que me deje ver tímida entre estas nubes desnuda,
reflejándose en el mar,
mostrándome, la increíble sonrisa que debes de tener.

En un momento,
siento la brisa colarse entre mis dedos,
y posarme sobre mi palma,
mientras inconscientemente,
me agarro a tu mano,
invisible desdicha,
que entre olas, al alcanzar la orilla,
creo escuchar tu risa.

En la calidez de esta noche de verano,
alejada de pescadores, y alguna parejita disfrutando,
envidia sana, la que me hace sonreir un instante,
encuentro un lugar donde parar.
Me siento:
y sé que serías capaz de armonizar este momento
con una de tus canciones,
chivándole las letras el murmullo de las olas,
eternos coristas del silencio,
a veces interrumpidos, por la suave y fresca melodía de tu voz.

Me tumbo,
y siento no entender esta bella noche,
sino es dejándome abrazar,
y regalando abrazos y sonrisas,
y entre estrellas...
¡Mira!  ¡Esa parece tremolar!
Palpita y a punto parece que está de empezar a volar.
Y allí va...
Cierro los ojos.
Aspiro intensamente la brisa,
como quien agitaría la mano,
antes de lanzar los dados.


Que esta estrella fugaz que acabo de ver,
haya empezado aquí,
y su estela alcance, con el impulso de la brisa, tú orilla
para que hayamos pedido el mismo deseo:
que pronto nos volvamos a ver,
desde la misma orilla.
25/8/2014

Los versos caducos.

Susurros de nostalgia,
entre versos caducos,
donde ya no encuentro la magia,
de aquel efímero momento,
y sin  fin se quedaran,
derroche, de tinta digital.
25/8/2014

martes, 19 de agosto de 2014

"La amiga de la guapa"

Porque sé físicamente,
Que mis amigas no mienten,
Cuando dicen que me merezco alguien mejor;
Pero sé que de tí,
No fue el físico lo que más me llamó,
Y quizás por eso,
Más me dolió.

Tú," la amiga de la guapa"
Como dirían algunos.
Tú, esa con la que tantos bonitos momentos viví,
Que ahora prácticamente,
Me parecen un sueño.
Y has sido capaz de diseminar
De la primera los recuerdos.
Esa, que no tenía a penas problemas
para ligar
Esa, la que con los labios de carmesí
Y su pelo rizado,
Todos la miraban.

Mas te diré un secreto:
Fue otra que se parecía a ella
Mi amor platónico,
Y fue a tí,
A quien le bajé algunas estrellas,
Y otras las robe,
Para poder secarme las lágrimas,
Que después, tendí en el cielo,
Para tratar de aliviarme
algunas noches,
Y no echarte de menos.

Pese a que tú, de mí...
Ya te hayas olvidado.
18/8/2014

Sentir mariposas en un sueño...

Sentir mariposas en un sueño;
Superará la realidad,
Si algún día nos conocemos?
14/8/2014

domingo, 10 de agosto de 2014

"¿A dónde van las promesas incumplidas, cuando una relación se termina?"

¿A dónde van las promesas incumplidas,
Cuando una relación se termina?
¿A dónde van los momentos bonitos,
Que de haber seguido,
habrían tenido cabida?
A donde van...?
A una lista de cosas que hacer
Para la próxima vez,
Para no darlas por vencidas.
Y al pensar que queda tanto por vivir,
Tanto por disfrutar,
Tantos  bonitos momentos que querré vivir y albergar...
Me cuesta menos:
No recordar como te marchabas,
Me cuesta menos:
No detenerme y parar lo que estoy haciendo,  
Cuando una ráfaga de imágenes tuyas,
me vienen a la mente,
O cuando tu olor,
aspiro inusitadamente.
Porque es tanto lo que queda,
como para en un momento,
Tomar el aliento a la vida,
Sacudir el vacío que me quedó,
Y Mirar a la vida con optimismo.

No sé cuánto tiempo tendrá que pasar,
No sé con quién será,
ni cómo será,
Mas ahora no importa,
Te digo la verdad,
Tan solo sé que merecerá la pena
(la alegría ) y mucho,
Todos,
 y cada uno de esos momentos, 
todos,
 y cada uno de esos.... secretos :)
30/4/2014.   1/5/2014
Una canción que habla de lo mismo: todo lo que podría haber seguido, todo lo que áun quedaba por vivir...   Pero desde otra perspectiva.

Love of lesbian: Los días no vividos


jueves, 24 de julio de 2014

¿Te puedo pedir, que me hagas un regalo?

Ante la penumbra luz que entraba en el dormitorio, anunciando un nuevo día, la precipitada brisa sigilosa, susurraba adentrándose por la ventana entre abierta, penetrando en la sábana y acariciando la piel, que no quedaba resguardada del pijama. Ante la inusitada molestia de un leve escalofrío, la chica extiende las arrugas de los bordes inferiores del reducido pantalón de tela, y de la camiseta de finos tirantes, al mismo tiempo que emitía un pequeño sonido un tanto ronco. No basto con eso, se gira a un lado, y se acerca hasta encontrarse con el cuerpo de Hugo, buscando el calor, que el caprichoso amanecer le había requisado, y que más tarde, tumbada sobre la toalla en la arena de la playa, le devolvería.




Adormiscada, el calorcito poco a poco va haciendo efecto, terminando por sucumbir a Morfeo, aunque no por mucho tiempo. De los 3, ella era la que se solía despertar antes: como acostumbraba, se giró un momento, casi sin despegarse de Hugo, esperando ver cómo Marcos dormía plácidamente. Pero esta vez era diferente. Allí no estaba. De hecho, sin darse cuenta, como si respetara su espacio ausente, durante la noche no había ocupado ese lugar de la cama. “¿Cuánto ha pasado ya?” Se preguntó. “¿Tres días...? Buff... parece una eternidad.”




Muchos dicen que irremediablemente, es algo que tiene que pasar antes o después: no se puede tener una convivencia sin que surjan los roces de todo tipo: los de las discusiones... y también los del cariño. Después de la tormenta, cuando la calma no es serena, y el alivio, lejos de acrecentarse con la distancia, liliputiense se convirte, máxime, cuando las ganas de volver a verle aprietan, trató no darle más vueltas. Se confió al calor de Hugo, cerró los ojos, y espero a que Morfeo aun divagara cerca, pero para entonces, demasiado despiertas estaban ya las neuronas, como para callarlas y poder dormir. Se giró un momento, para ver una vez más, el lugar que ocuparía Marcos, ahora más iluminado, a medida que el Sol se alzaba. Su ausencia fue aún más sentida si cabe, al ver ese espacio libre, tanto, como para en ese momento, silenciar la brisa que seguía entrando en el dormitorio. Sabía que un fin de semana como otro cualquiera, a esas horas, ya estaría largando a Hugo de la cama, para después ir despertando a Marcos, poco a poco... Suspiró, entre desencatada con la situación y enfadada por su parte de culpa, pese a que sabía que había sido una mera torpeza por parte de ambos, en el que sin saber bien cuándo, ni por qué, se dejaron de escuchar, dejaron de tenderse la mano y ponerse en el lugar del otro, para tan solo ponerse en el lugar de sí mismos. “¿Por qué no puede ser todo tan sencillo como con Hugo? Con él siempre es mucho más fácil. Enseguida sé de qué humor está. Y siempre que me ve tiene esa alegría... Eternamente fiel. En cambio... cómo sé si Marcos sigue enfadado y por eso esta distancia, o es su timidez, la que no sabe cómo romper el hielo. Buf... qué complicado es esto de las relaciones”. Entre la indecisión, los nervios de si decirle algo o no, la mezcla de enfado suyo y el echarle de menos, el temor de precipitarse y empeorar las cosas, y otras tantas cosas más... en un intento de ir a morderse el piquito de la uña, se sabe delatadora de su nerviosismo, sentenciándolo alejando la mano. Acto seguido, Hugo, ajeno a todo, empezó a roncar. “Necesito una solución ¡Ya!”.




Decidida aunque sin rumbo, de un impulso, se levanta de la cama, o casi se podría decir que salta de ella, sin importarle haber despertado al durmiente. Coge el móvil, que había quedado tirado la noche anterior, en un momento de desesperación ante las innumerables veces que había visto y revisto la pantalla, esperando encontrar un mensaje, una llamada... algo de él, que sentenciara de una vez por todas la tregua. Enciende el móvil. Mientras se carga, se da cuenta que son tantos los sentimientos que tiene; tanto que decir, y tan poco por dónde empezar, que saturada, nublabada, decide que lo primero es tranquilizarse y pensar que todo saldrá bien: respira hondo: muy hondo. Calmada, se pone a escribir. Perfeccionista y a la vez insegura, tras repasarlo tantas veces como anoche miró la pantalla del móvil, lo repasa por última vez:



“Ya sé que no es mi cumpleaños... Y tampoco Navidad. Pero... ¿Te puedo pedir, que me hagas un regalo? No uno cualquiera... ¡Uno especial! Quizás pensarás que soy una caradura... ¡Va, venga! ¡Te doy unas pistas!


No lo encontrarás en ninguna tienda. Ni tampoco lo tendrás que hacer con tus propias manos. (Así que olvídate de comerte la cabeza). Tampoco lo tendrás que empapelar, ni decorar. No lo necesita. No es de esas cosas, que al final tan solo están para quitarles el polvo. De hecho, merece la pena... y mucho. Ni es un libro, que una vez que lo lees, prácticamente siempre, te cuenta la misma historia. No. Además, no sólo cuenta... también escucha. Eso sí... Vas a necesitar tiempo: al menos un poquito. No es un móvil, ni una tablet... No es la frialdad, de una de esas máquinas. A veces, me ha venido bien cuando he necesitado descargar alguna lágrima, y no, no es un clínex, (aunque gracias por las veces que me diste uno :). Otras, las lágrimas han sido de risa, a veces me ha hecho mucha gracia. Y otras, he encontrado la calidez, del modo más sencillo que te puedas imaginar...


Pensarás si quizás es un perro... Ya sabes que no me gustan los gatos. Y que... si por mí fuera... Los perros siempre serían cachorros. Los libros, se reescribirían cada vez que los terminara. Y que son los finales felices los que más me gustan. Así que... el único regalo que te pido... Es que te vengas aquí conmigo... Y que tan sólo sea ese ratito que necesitarás para venir, el tiempo que sigamos separados. ;)”



Suspira hondo. No quiere darle más vueltas y lo envía. Al volver a la realidad, escucha como Hugo está bebiendo del retrete. “Qué no le de por bajar a la cocina y abrir el cubo de la basura...” Piensa. Y allí se escucha como va. “¡Hugo!” 
Pick-pick. Mensaje nuevo.
8/6/2014